En Niña errante una niña va muda y sola de la ciudad a un río enredado en carrileras antiguas y una espesa selva: parece llevar una pena terrible a las entrañas de esa belleza. Es Ángela: tiene 12 años y tres hermanastras cercanas a los 30. Todas, hijas de un vago carismático que acaba de morir. Ángela, que no ha conocido a un solo familiar diferente a su papá y ni siquiera recuerda a su mamá, debe buscar un hogar atravesando medio país con sus hermanastras, que aceptan llevarla antes de dejarla al cuidado del Estado. En este viaje de duelo Ángela reconocerá con cada una de sus hermanastras la feminidad, la sensualidad, los misterios del placer y del dolor, el cuerpo y la desgracia y el reto de ser mujer en estas tierras.
 
El rodaje se llevó a cabo durante seis semanas, primer en locaciones de la ciudad de Cali, como el Parque cementerios Jardines de la Aurora, Casa Errante, Eco Parque Pace, el Hospital Universitario del Valle, el edificio Contravía Films y la Casa Eduardo Santa Cruz. En un largo recorrido por el país, también se utilizaron locaciones como el municipio de San Cipriano (Valle del Cauca); en Honda (Tolima), la carretera de la Vía Cambao, el Locutorio, la estación vieja del tren y el Hotel Ondamá; en Mompox (Bolívar), las fincas San Luis, La Esperanza y Los Colchones, Puerto de Planchón, Planchón Río Magdalena, Puerto El palomar; para culminar en Palomino (Guajira), en la Ciénaga Grande de Santa Marta, playa Los Naranjos, la estación de servicio El Papi y la playa Las Gaviotas.
 
Toda la magia y el dolor del cine, del rodaje, de las carreteras de Colombia, de ser mujer en estas tierras, de ser cineasta en estas tierras, las vivimos con rigor, con amor, con euforia y con duelo rodando Niña errante. Guiados por una mirada maravillosa que apareció en el camino, la mirada de su protagonista, Loren Sofía Paz”, aseguró a PANTALLA COLOMBIA, Rubén Mendoza, director y guionista de la película.
 
A lo que Daniel García, productor de Niña Errante, agrega: “filmamos con unas guerrerotas y guerrerotes maravillosos, un rodaje de leyenda, de dureza y de magia, de verdad: en moto, carrilera, bruja, carro, planchón, ferry, agua, tierra, fuego, aire, canastas articuladas al carro, canoas, tractomula, retroexcavadora, balsacam, cármara. Se atravesaron en el lente los ríos San Cipriano, Córdoba, Cauca, Magdalena, Sabandija, Pance, Gualí, Río Seco, Quebrada Valencia, Ancho, y Cali, Honda, El Palomar. Duro y maravilloso rodaje. Durísimo, maravillosísimo”.
 
Niña Errante es una de las películas beneficiarias de la convocatoria Estímulo Integral del Fondo para el Desarrollo Cinematográfico, la cual recibe proyectos nacionales de producción o coproducción. El estímulo tiene como objetivo propender por la calidad del diseño de todas las etapas de la producción, desde el desarrollo hasta el estreno en salas de cine a nivel nacional y la promoción de la película en eventos internacionales, permitiendo que el productor realice una planeación global e integral desde el diseño del proyecto. Al respecto, Daniel García asegura que “gracias al estímulo Integral y a la forma en que fue concebido, el proyecto logró desarrollarse satisfactoriamente teniendo como prioridad sus necesidades técnicas y conceptuales por encima de las económicas o burocráticas.”
 
Niña Errante es una producción de Día Fragma Fábrica de Películas, que cuenta con la participación de Dago García Producciones y Caracol TV, protagonizada por Sofía Paz Jara, Carolina Ramírez, Lina Marcela Sánchez y Maria Camila Mejía. Es el sexto largometraje de Rubén Mendoza (4ta. Ficción), producido por él mismo y Daniel García, quien además es el productor ejecutivo; dentro del equipo contó con la participación de César Rodríguez como jefe de producción; Juliana Muñoz Solano, productor de campo; Carlos “El Fagua” Medina, director de casting; Sofia Oggioni, dirección de fotografía; Oscar Navarro, dirección de arte; y Andrés Montaña, sonido; entre otros.