La casa de los ausentes es un ensayo documental que actualmente se encuentra en proceso de producción. Es dirigido por el colombiano Oscar Molina, quien también es su productor junto a Brenda Isabel Steinecke Soto, Sandra Tabares-Duque y Aggie Ebrahimi; adicionalmente cuenta con la asesoría académica de Catalina Ortiz. Este proyecto acaba de ser seleccionado como becario de la Graham Foundation for Advanced Studies in the Fine Arts, institución que desde 1956 se encarga de otorgar becas a personas o instituciones con proyectos artísticos en desarrollo, los cuales sean innovadores e involucren ideas originales en arquitectura y arte. Los proyectos seleccionados se eligen con base a su experimentación creativa y diálogo crítico, y por ampliar las oportunidades del compromiso público de la arquitectura y su papel en la sociedad contemporánea. Los premios otorgados por esta organización son muy competitivos, de 700 proyectos que se presentan anualmente menos del 10% son seleccionados. Para el 2017, sólo tres proyectos de individuos de América Latina fueron seleccionados; más adelante en el año se anunciarán las organizaciones ganadoras.

El filme que tendrá una duración de 80 minutos, es un ensayo documental sobre cinco casas construidas con remesas de inmigrantes, las cuales enfrentan un destino incierto en Metztitlán, México. Las casas resaltan en esta comunidad rural por su tamaño y apariencia, por su estilo extranjero y ostentoso o por los materiales importados con los que están hechas, que llaman la atención sobre la riqueza material de sus propietarios. Las personas que las construyeron emigraron hacia Filadelfia, Estados Unidos, con el sueño de conseguir financiamiento en una economía más desarrollada, para construir la casa que nunca tuvieron en su propio país. Sin embargo, ahora que sus sueños ya están construidos, no vuelven a morar en ellas.
 
La casa de los ausentes es un documental observacional e íntimo que sigue durante varios años a estas cinco casas. Durante este largo periodo de investigación y observación, define una perspectiva donde estas casas reflejan la transformación de las identidades migratorias, sus familias, el paisaje y cómo la noción de "hogar" se ve afectada por este intercambio transnacional.
 
El documental hace parte de la trilogía documental transmedia Mi Casa, My Home, que abarca tanto este largometraje como La Casa de Mama Icha y una plataforma interactiva. El eje temático de esta trilogía son las casas construidas con las remesas por migrantes desde países más desarrollados en sus respectivos lugares de origen, las cuales permanecen vacías en su gran mayoría, tanto debido a motivos de orden económico como de transformación de los individuos tras la experiencia de la migración.
 
La beca de la Fundación Graham se une a otras distinciones con las que cuenta el proyecto. En el 2013, sus creadores contaron con una residencia artística en México, otorgada por el Ministerio de Cultura de Colombia y el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes de México –FONCA-. En el 2016 contaron con una residencia de arte en Espacio-Arte en Medellín Colombia; ese mismo año, el Centro Ático de la Pontificia Universidad Javeriana les otorgó una beca para posproducción e hizo parte del segmento Docs Forum en el Festival Internacional de Cine Documental de la Ciudad de México – DocsMx.
 
Para mayor información, visite www.micasamyhomefilm.weebly.com.