Victor Gaviria

Director, Productor Ejecutivo, Guion, Montaje, Consultor Guión




Víctor Manuel Gaviria nació en Medellín, se ha desempeñado como director, guionista, poeta y escritor. Sus largometrajes han ganado numerosos premios internacionales y han sido seleccionados en algunos de los festivales más importantes del mundo como el Festival de Cannes y el Festival de Cine de San Sebastián, entre otros. Gaviria estudió psicología en la Universidad de Antioquia porque “quería palpar el alma a las palabras”, hizo poemas y publicó Con los que viajo sueño (1978). Ganó el Concurso Nacional de poesía Eduardo Cote Lamus (1978) con Alguien en la ciudad también perplejo. A los 25 años gana el Premio Nacional de Poesía de la Universidad de Antioquia con La luna y la ducha fría (1979). Buscó otros géneros para plantearse los mismos interrogantes sobre la metafísica cotidiana, y en la crónica, el relato poético escribe El campo al fin de cuentas no es tan verde (1983). Y en 1986 reúne parte de su poesía, ensayos y guiones en el libro antológico El pulso del cartógrafo, luego vendría El rey de los espantos (1993) y otros libros de poesía combinados con guiones y películas.
 
En 1979, con el cortometraje Buscando tréboles gana el concurso de cine super 8 del Subterráneo y el Premio Búho de Colcultura. Al siguiente año vuelve y gana el premio de cine de Colcutura con La lupa del fin del mundo. Entre 1979 hasta 1985, realizó cada año un corto, o largometraje. Así vinieron estrenos como Sueño sobre un mantel vacío (1981), El vagón rojo (1982), Los habitantes de la noche (1983), Premio India Catalina de XXV Festival de Cine de Cartagena; Primavera sobre José Asunción Silva (1983) La vieja guardia (1984), Que pase el aserrador (1985), El tren de las niñas (1985), Los músicos (1986).
 
En 1986 con la película Rodrigo D, No futuro (1990), recibió el premio Guión de Focine y fue invitado a la Sección Oficial del Festival de Cine de Cannes; luego escribe un documental, Historias de Aranjuez, mas adelante realizaría Simón el mago (1992), y  La vendedora de rosas (1996-1998), una de las películas más premiadas del cine colombiano y con la que participó de nuevo en la Sección Oficial del Festival de Cine de Cannes. Obtuvo también reconocimientos como mejor película en los festivales de cine de San Juan de Puerto Rico, Denver, Santa Cruz y Eslovaquia. Con el documental Polizones en Nueva Colonia (1991) obtuvo el Premio Simón Bolívar de Periodismo, en la categoría de televisión.
 
Su siguiente película Sumas y restas (2001-2004), obtuvo el premio Garza de Oro a la mejor película y premio a mejor actor del IX Festival de Cine Latino de Miami, Festival de Cine de Cartagena obtuvo los premios a Mejor Director, Mejor Película y Mejor Actor de Reparto (Fabio Restrepo); recibió el Premio de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (Alma) a Mejor Película Iberoamericana; en el Festival de Cine Latinoamericano de Tolouse gano el Grand Prix a la mejor película suramericana y el Grand Prix a mejor actor.
 
En 2009, Gaviria recibió la Medalla al Mérito Cultural del Ministerio de Cultura de Colombia, en reconocimiento a su trayectoria y el aporte que ha hecho a lo largo de su carrera a la cinematografía colombiana y latinoamericana de tal forma que se ha convertido en un referente del cine contemporáneo, y como antesala del homenaje que le rindió la edición 24 del Festival Internacional de Cine en Guadalajara, México. En este mismo año, a finales de marzo, la Cinemateca Distrital de Bogotá presentó una retrospectiva de sus producciones que inició con el lanzamiento del libro Víctor Gaviria: 30 años de vida fílmica -Retrospectiva integral.
 
En noviembre de 2016 recibió el Premio a Toda una Vida de la quinta edición de los Premios Macondo, entregados por la Academia Colombiana de Artes y Ciencias Cinematográficas –ACACC-, en reconocimiento a sus 37 años de trayectoria y labor por la cinematografía colombiana.
 
Actualmente se prepara para estrenar en salas de cine del país, el próximo 9 de marzo, su cuarto largometraje llamado La mujer del animal. Con este ya ha hizo parte de la edición 41 del Festival Internacional de Cine de Toronto – TIFF -, el Festival de Cine de Roma, el 8º FICCALI, recibió el Premio Coral a Mejor Director y la Mención Especial de Actuación Femenina en el 38 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, Cuba, y próximamente hará parte de la edición 32 del Festival Internacional de Cine en Guadalajara, México.
 
Acerca de la producción, el director ha expresado: “Como mis películas anteriores habían sido una suma de episodios, que construían un universo, cuando conocí la existencia del Animal y su mujer, pensé que esa fuerza de odio  que cubría el relato desde el comienzo hasta el final, podría darle a esta película un material de unidad tan constante y eléctrico, como lo nunca lo había experimentado. De comienzo a final un relámpago resentido que los actores naturales y su dramaturgia harían visible, palpitando en los episodios de la vida cotidiana, como siempre lo hacen. Más allá de la psicología, el cuerpo del Mal aparece como la imagen de una vida cotidiana distorsionada por movimientos espeluznados e iracundos. Estos son los movimientos del Mal radical, no hacen parte de la psicología sino del mito, y son las huellas que deja el Mal en los escenarios de la vida cotidiana. Son las huellas de su ominosa presencia. Esta película pretende mostrarlas”.
 
Adicionalmente, Víctor Gaviria lidera el Festival de Cine de Jardín, Antioquia, que celebró su primera edición el pasado julio. El director cuenta con varios proyectos en desarrollo como el largometraje Latinos, ganador del Premio TVE del IV Encuentro Internacional de Coproducción Cinematográfica del Festival de Cine de Guadalajara 2008; La muchacha del ascensor, apoyada por el fondo Programa Ibermedia en 2005 con 11 mil dólares, y el proyecto de largometraje La hora de los traidores, ganador de la Convocatoria FDC 2007. 

Última actualización: Febrero, 2017.